Necesidades

Teniendo como base de éxito los parámetros de exportaciones de productos Agropecuarios y atendiendo a los estudios de mercado sobre el Valor de los productos en la República dominicana en comparación con otros países que exportan en mayor volumen, hemos encontrado algunos aspectos en los que las mejoras pueden traer consigo un cambio sustancial hacia el NUEVO MODELO PRODUCTIVO


Son varios los aspectos necesarios para lograr CULTIVOS DE CALIDAD


Cuando nos referimos a CALIDAD, no solo hablamos de un buen aspecto del producto, sino que aplicamos este concepto a todo el desarrollo del cultivo, desde la elección de las variedades de semillas, métodos de cultivo, sistemas de riegos, sistemas de control de plagas y enfermedades, sistema de cosecha, lavado, empaque y sistemas de distribución.


VARIEDADES DE SEMILLAS:


NO pueden ser semillas TRANSGÉNICAS o modificadas genéticamente.

Es conveniente el uso de variedades de semillas HIBRIDAS mejoradas por cruces de manera inducida, mejoradas con tecnologías que hagan a las plantas resistentes a ciertas plagas o que mejoren la capacidad de producción sin incurrir en modificaciones genéticas artificiales.


MÉTODOS DE CULTIVO:


Tanto si cultivamos a cielo abierto o bajo invernaderos, el sistema de cultivo a elegir tiene que cumplir ciertos requerimientos, tanto de producción como de mercado, a saber:

  • Ahorro de agua de riego, fertilizantes, herbicidas y productos fitosanitarios.
  • Alta productividad por hectárea.
  • Aumento de días de cultivo por ciclo productivo.
  • Mayor control sobre plagas y enfermedades.
  • Menor costo de producción = mejores precios finales al consumidor.

El sistema en el que ponemos nuestra confianza en BiOcultivos es:

NGS

Sistema Hidropónico Recirculante
SISTEMA HIDROPÓNICO PURO

CULTIVOS SIN SUELO

 

 


Tecnología de última generación que nos proporciona todas esas cualidades descritas, además de evitar el sobre-uso del suelo.


Recordemos que el AGUA ES UN BIEN PRECIADO y que su aprovechamiento correcto, no solo repercute en el bolsillo del empresario agrícola, sino que muestra a los clientes el nivel de responsabilidad social que se asume frente a nuestro planeta.


Mercadológicamente, un buen uso del agua es un bien de alto valor comercial



El sistema NGS, al ser RECIRCULANTE, cumple de nuevo con estas expectativas, puesto que redunda en un ahorro sin igual de agua en nuestros cultivos, consiguiendo un 100% de aprovechamiento y 0% de desperdicio de agua.

Además, la calidad del agua de riego es fundamental para el equilibrio de la planta.


Aguas bien oxigenadas y desinfectadas por tecnología “in situ” es la clave. (O3) (ver en TECNOLOGÍAS)



SISTEMAS DE CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES:


Las plagas son una amenaza constante para la salud de los cultivos, si bien, estos organismos viven y conviven con las especies vegetales en todo el planeta, hay aspectos de nuestros campos que los hacen más vulnerables a dichas enfermedades y plagas.

Los Ingenieros Agrónomos y expertos en cultivos, siempre se afanan por erradicar estos elementos, sin embargo, LA PREVENCIÓN juega un papel aun más importante en el resultado final.

Tierras cansadas, estimuladas artificialmente para alcanzar niveles mejores de producción, sobre-uso del suelo, exceso de químicos y sistemas de riegos ineficaces, plantean serios problemas a la hora de prevenir dichos patógenos responsables de las plagas y enfermedades.


Literalmente, hay tierras mucho más atractivas que otras para la proliferación de plagas y enfermedades.


De nuevo, el uso del OZONO aplicado a la agricultura, evitará el uso masivo de productos biocidas y mantendrá bajo control biológico las plagas, obteniendo CULTIVOS DE CALIDAD, bajo los parámetros del MERCADO GLOBAL (ver en TECNOLOGÍAS)


LA EXCELENCIA en la producción debe cuidar exponencialmente este apartado


SISTEMA DE COSECHA:


Como punto importante de este resumen, consideramos una INSTALACIÓN DE CULTIVO como un laboratorio de producción de alimentos, por lo que si hasta este momento hemos seguido pasos y requisitos de vanguardia en el proceso, la COSECHA de nuestras siembras es el adorno del pastel de cada ciclo.

El mal desarrollo de la cosecha es el responsable de parte de las infecciones que se producen en la cadena alimentaria, pues todo el esmero de las fases productivas se perderían una vez que los productos van rumbo a los almacenes.


Es en este momento cuando se inicia un protocolo de seguridad alimentaria que debe ser seguido con riguroso control


LAVADO, EMPAQUE Y SISTEMA DE DISTRIBUCIÓN:


Continuando con las labores de SEGURIDAD ALIMENTARIA, estos últimos procesos de manipulación de los productos marcarán las líneas de la CALIDAD y LA EXCELENCIA, el cual repercute directamente en el precio final y la competitividad de los productos.

Las grandes superficies comerciales y los consumidores, saben valorar estos tres apartados, por lo que Mercadológicamente se debe hacer notar en la presentación del producto.


 

Sellos oficiales de BUENAS PRÁCTICAS AGRÍCOLAS, PRODUCTOS ORGÁNICOS, USO DE OZONO, etc, aumentan el valor del producto

 


El uso de tecnología de vanguardia en la desinfección de los productos en el proceso de lavado, sin usar químicos es sobremanera atractivo al consumidor

Un empaque correcto que preserve las cualidades y la presencia de los productos en anaquel es vital como valor añadido del producto.


El comprador preferirá nuestro producto ante otro con presentación menos cuidada


El almacenaje y distribución tiene un papel sobresaliente en la cadena final, pues aplicando tecnologías de conservación adecuadas, nuestros productos permanecerán con CALIDAD hasta que lleguen a su destino.

Todos estos elementos son imprescindibles en la cadena de producción, más aun, cuando nuestros productos pueden tener vocación exportable, teniendo que recorrer grandes distancias hasta el consumidor final.

Elegir tecnologías apropiadas, capacitarse en las mismas y practicar los protocolos de SEGURIDAD ALIMENTARIA en cada proceso, hará de nuestros cultivos un punto de partida al éxito como empresarios agrícolas, sea cual sea el rubro productivo al que dediquemos nuestros recursos.


Minimizará el riesgo sobre nuestras inversiones, produciremos más y mejor, reduciremos costos y por consiguiente aumentaremos la competitividad